La masacre

El invierno que ya parte, trajo consigo una tormenta como nunca antes vimos. Los árboles dieron silenciosa pelea, pero muchos perdieron. La fuerza del viento terminó con varios, y el miedo a mas de lo mismo, terminó con los demás. Un equipo de ejecutores apareció por la casa blandiendo el documento oficial de la sentencia y sin preámbulos ni evasivas se volcaron a su macabra tarea. Con pesada quejumbre de huesos rotos y lamentos de quebradero de alma, uno a uno se fueron entregando a la caída y el colapso que puso pie en la tierra con sus quejidos de muerte lenta. Bajo la lluvia quedan sus ramas caídas, respirando aun vivas, las primeras llovisnas de la primavera.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s