Regalo del Sol.

Afuera llueve a toda raja y se acaba el mundo como lo conocemos. Abro los ojos como platos y estoy lleno de energía. El despertador todavía no suena y yo con todas las pilas. El viento está dejando la zorra, la casa se mueve. Es octubre y que chucha, como tanto.  Me levanto de un salto y pongo un tema de esos que funcionan como el tequila. Me ducho y bailo. Abro la ventana, me mezclo con la tormenta y me enjabono con ella. El viento se mete prepotente y helado, pero el agua caliente lo convierte en energía que entra. La lluvia empieza una disputa y hay guerra en el cielo.Cambia el tema, corto el agua, doy gracias. Desempaño el espejo y me gusta lo que veo. Elijo colores oscuros y voy por el desayuno. Le pongo un extra de todo a todo porque me dieron ganas y me queda precisa la maestría con la que improviso. En la ventana, me siento con las flores a mirar la tormenta, y a cucharearme la vida en mis triunfos y derrotas. Se empieza a formar un claro de cielo por un bloque oscuro de nubes que se abre, y entre el azúl y el negro, hace magistralmente su aparición el Sol, que salta hacia nosotros a la velocidad de la luz. Se abalanza iluminándolo todo y la tierra canta. Todo brilla, las nubes que se pasan, pasan. Cierro los ojos y me lleno de energía ¿Como puede cambiar todo y tanto en tan poco rato? Se supone que pasamos agosto, que de todos los meses era el ambiguo, el indeciso, el cambiante. El que no sabe si quiere invierno o primavera o vida y muerte. Me gusta agosto, pero en agosto. Me corta la leche cuando se enreda y estalla en todo, por no fundirse en el presente que es donde nace la vida. La misma vida que llega a mi desde la abertura del cielo. Invento a Dios. Abro los ojos y todavía llueve. Las gotas que van cayendo a velocidades cósmicas, chispean alaracas su cruce con los fotones. Al fondo veo al Brujo, que resplandece en su mejor momento. Dejo que el sol me llene, y me olvido del frío. La mente está tranquila y el corazón, muy vivo. Suena el teléfono, hay buenas noticias.

Varias esperas se acaban.

Gracias Sol, mi hermano, mi amigo, la fuente de mi mismo.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s