La primera mañana de la vida.

Cuando te agarra la abuela es como un desprendimiento sustancial de la realidad. Cada regreso es como salir de entremedio de las matas medio maltrecho y bien magullado, cojeando un poco, con la ropa rota, arañado pero vivo, todavía con la mancha de rush en la camisa blanca, y con tremenda sonrisa en la frente.

La mañana viene a rescatarlo a uno con el canto de las primeras aves. Se puede intentar dormir, pero un sueño es otro viaje y aún no se si he vuelto, o volvió otro con otra configuración y una forma parecida, pero en profundidad, uno ya es otra cosa.

La mayoria duerme, todos viajan.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s