La Gente ya no Vive.

Se ha tragado tan bien el cuento que le han vendido de caminar de allá para acá, volver después y seguir haciéndolo como un patrón aprendido, sin significado ni sentido, carente de valor y de alma. Como muertos vivos, sin podrirse del todo, se descomponen en la rutina de seguir las órdenes del gong que no perciben ni reconocen, pero obedecen, respetan y temen. Solo los niños se maravillan brevemente con la confianza de las palomas y la capacidad que desconocen de sus alas. Solo los niños se detienen en esta absurda carrera sin meta, para explorar sin restricciones lo efímero de un fugaz momento de sueño que los energiza y les da la vida. Solo los niños sueñan despiertos, porque son lo único que queda vivo en un mundo acostumbrado a la remota y urgente esperanza de intentar vanamente, encontrarle sentido a la comercialización del vacío, la soledad y la muerte.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s