Cada día es una oportunidad de primeras veces.

Encaramado en la hamaca del arbolito que ha sido escalado con solo una mano por tener la otra ocupada, agarrando mas que a mi corazón que ya lo llevo roto, aunque liviano y libre, repleto de amor miro la luna llena entre el follaje de la media noche y las cascadas de luz en las que me sumerjo completamente en ella.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s