Bajo la lluvia, sobre la lluvia, en la lluvia, con la lluvia, desde la lluvia… es la lluvia.

Suena la música iluminando tenuemente el ambiente oscurecido y peleando con embrutecida pero resignada fiereza un espacio reclamado por la intensidad del galope de la lluvia en el techo. Es una batalla perdida… la fuerza de la lluvia ahoga todos los sonidos en su eterna constancia de choque y la mezcla es una obra perfecta. Moviendo el telón que oculta sus bambalinas, abro la ventana que la limita y la invito a entrar a mi vida con la cascada de su fiesta divina. Combinada con la suavidad del viento tibio que la transporta, continúa agregando elementos a su sinfonía perfecta ahora libre de desenvolver toda su magia, en la fuerza con la que estalla, sobre todas las fronteras que delimitan su graciosa violencia. Gustosa de sentirse admirada, incrementa la potencia en el poder de su tormenta, transformando todo lo ajeno en irrelevante accesorio y secundario. Ya no es correcto minimizar su importancia y detengo todo para acompañarla. ¿Qué mas queda disponible para hacerle coro? Y la respuesta, en forma de una pipa, está al alcance de mi mano. La breve explosión inicial del fósforo que le da la vida, ilumina el todo y solo un poco, para darle color y forma a la braza en su camino al cielo, con la presencia del humo que se escapa. ¿Qué etérea sustancia puede propagarse con mas gracia que la delicada esencia del humo recortado en su danza, durante una tormenta incesante? La lluvia canta su alegría y su rabia, a través de su tronar en las tablas, en el suelo y en todas las cosas que moja, atravesando la ventana que ya no la frena, atropellando toda forma, toda victoria, toda derrota, cruzada o esperanza, dejando intactas las volutas de humo que libres, se extienden sin freno ni barrera a todos los rincones del universo que la observan, mientras desde mi pequeño bastión de aparentes certezas, solo puedo sentir sin palabras la indefinible experiencia de estar viviendo un momento perfecto.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Anónimo dice:

    El viento tibio del otoño.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s