Un viernes para el corazón.

Salí temprano de la casa con las primeras luces de sol que se disputaban a golpes el terreno con la niebla. El FRÍO no hacía las cosas mas fáciles, pero por lo menos ya no llovía con la DESESPERACIÓN del día anterior. Al principio cuesta un poco atravesar el congelamiento de una ciudad que recién despierta, pero la fricción que producen las ruedas en el pavimento generan el CALOR que hacen que todo eso se olvide.

#Daniel el Artista, me esperaba en su casa para ejecutar una sesión de fotos porque estamos haciendo un catálogo de su OBRA. Llevamos un tiempo trabajando juntos, aunque nos ha costado harto porque nos hemos hecho TAN buenos amigos que es difícil trabajar cuando no podemos dejar de conversar un montón de cosas locas. Hoy tenía programadas dos sesiones fotográficas, así que no podía derrochar tiempo. Al llegar, “mucho gusto” y parto al segundo piso de su casa donde habíamos montado el estudio. – No había otra forma de esquivar la conversación -. Como estaba todo ya preparado y el set configurado y listo, no fue mas que mecánica el fotografiar completa la obra, y debo reconocer que esta metodología práctica de trabajo es COMPLETAMENTE amada, a pesar de su monotonía.

Terminé demasiado rápido por lo que todavía quedaba tiempo para un café y todas las historias que lo acompañan mientras cargaba mis baterías para la siguiente pausa en la agenda. Listo, seguimos entonces con el plan del día. Tengo una hora para la siguiente rutina, así que parto a una frutería donde selecciono FRUTA rica que me de la energía que me salté del almuerzo que no tuve, y me siento en una plaza hermosa bajo las nubes de otoño a mirar a unos niños como se desafían unos a otros en los juegos que inventan sus ALMAS CREATIVAS.

Llega la hora, levanto todo mi equipo, me subo a la bici y parto a la casa de los chicos de #savittar, que están super motivados en crear una imagen bonita de la BELLEZA que están haciendo en su centro. Pega fácil, por supuesto, todo es bonito alrededor de ellos. La luz es perfecta, las modelos están preciosas, el salón es una delicia. Tenemos un montón de material para trabajar, aunque lo que falta es tiempo. Hicimos una serie de imágenes bellas y continuamos después en la plaza para capturar el ESPÍRITU de lo que entregan los chicos, con luz natural.

Bajaba el sol cuando terminamos, ya livianos y sueltos, muertos de la risa, compartiendo un momento lindo mientras nos conocíamos en la casa de los chicos. Me ENCANTÓ trabajar con ellos. Ya habíamos hecho una sesión de Yoga para Gestantes, y seguiremos haciendo sesiones entretenidas para mostrar lo bonito del arte saludable.

Volví a la carretera para seguir con la tarde, cuando me llamó la Mome para poner los corazones frente a frente durante un rato y me pasó a buscar a la plaza donde deje a la Cata encomendada a los ángeles PROTECTORES de una barrera en una esquina. Nos dirigimos al oeste, recogimos al Punto y seguimos al SOL en su camino hacia el poniente.

Llegamos donde “el Cola”, una tepita hueca muy hermosa que vive en una PRADERA que visitábamos hace muchos años cuando eramos niños menos grandes y que ahora está rodeada de casas. Poco le queda de existencia a este lugar que aún sigue lleno de MAGIA.

El cielo nos regaló un atardecer SOÑADO. Muertos de la risa o en el silencio de la pena que fluye nutriendo todas las cosas, despedimos el sol y nos preparamos para darle la bienvenida a la noche.

Terminamos felices jugando Catán en la casa de Wawa, quien por supuesto ganó como buena mente maestra. Se nos pasó la noche entre la música, la cerveza y la risa. Volvimos afuera cuando ya era demasiado tarde y el frío se tragaba todas las cosas.

La Catalina todavía me esperaba encadenada a su fierro y AGRADECÍ al ángel que me la cuidaba. Fluimos felices por la carretera durante un rato pero le faltaba un poco de aire en la rueda trasera, así que me metí a una bencinera fantasma que estaba abandonada y le puse la manguerita en su rueda coja, pero en vez de meterle aire, lo sacó todo y la rueda quedó IRREMEDIABLEMENTE inválida.

– Cresta, que paja, y ahora que hago?

Con silenciosa DESESPERACIÓN, me pasee entre los fosos y talleres de herramientas abandonadas rascándome la cabeza intentando encontrar una salida para mi drama. No hay nada peor que cuando andas en bicicleta y te quedas sin una rueda.

No había mas que caminar en la dirección de mi DESTINO, y mi destino estaba a la cresta. Caminé caleta de rato, con mi bici incapacitada, muerto de hambre y sueño y rabia y pena porque todavía no almorzaba y no veía salida, hasta que una LUZ en el horizonte me dio la esperanza que necesitaba.

PETROBRAS.

AMÉ el cielo y el infierno y todas las cosas que hay entremedio, antes aún de comprobar que la manguerita feliz funcionara. No importa, la esperanza ahuyenta TODOS los problemas.

La enchufo en la rueda damnificada y con regocijo de DICHA, veo como se infla feliz y gorda, lista para rodar con gallarda y embravecida valentía por los caminos de dios. En la cuadra siguiente había una picada de camioneros, de esas que uno evita por tantas razones, pero metí la bicicleta entera adentro y la apoyé en unas sillas.

A nadie pareció importarle la PATUDÉZ de mi comportamiento, por lo que no tuve pedirle ni disculpas ni permiso a nadie. Pedí cualquier cosa para pegarle un mazazo al hambre, y el amigo nuevo me ofreció una porción potente de salchipapas.

– Háguele! le dije.

Y le hizo.

Me devoré las papas mientras la Catalina me miraba ya compuesta y feliz después de su percance. Me despedí del amigo, tomé a la Cata y silenciosos nos dirigimos VELOCES pero en calma, en el ajetreo nocturno de las calles oscuras de una ciudad que aunque nunca duerme…

…ya dormía.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s