2 . Inspirando seriedad

el

Estábamos en modo aguja de visita en un salón enorme conociendo gente interesante con grandes ideas, cuando vimos a este tipo en el escenario hablando con propiedad acerca de la necesidad de hacer bien las cosas. Después de su discurso y el aplauso correspondiente, se fue a sentar a su mesa y nosotros también a sentarnos con él. Así pasamos un rato arreglando la vida y mientras nos dábamos la mano antes de largarnos al carajo nos dijo: “Cuando tengan una buena idea, vengan a hablar conmigo”.

De eso han pasado tres años.

Ayer terminé de ordenar la idea.

La terminé en una tarde. El poder de la decisión puede ser vergonzoso. Guardé la presentación en el escritorio y dije para mí mismo: “Mismo, mañana iré a la agencia de este gallo a mostrarlo”. No sabía dónde estaba la oficina, ni si habría una oficina, ni si este gallo estaría encerrado trabajando, o corriendo alguna de sus montañas.

Solo sabía que habría una reunión perfecta.

Hoy cuando me desperté y después de volver a despertarme, tuve una ducha llena de energía atómica del centro de la tierra. Busqué qué ponerme para vestirme, abrí el closet y como había decidido que sería un día de oficina, me imaginé que tendría que proyectar seguridad y confianza.

Habrá que usar camisa.

Un comentario Agrega el tuyo

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s