5 . En la casa del gaitero

el

Conocí a Daniel el Gaitero, hace unos años de pura casualidad de la sociedad. Sin que hayamos hablado durante años, por alguna misteriosa razón, me llamó. Quería que hiciéramos algún tipo de arte juntos. Nos juntamos en su casa a conversar y de alguna terminamos hablando de ideas para mostrar su trabajo. Así comenzamos a trabajar juntos y no hemos parado. Trabajando nos paseamos por las mejores conversaciones mientras con mi cámara capturo los momentos de la simpática curiosidad de su vida.

IMG_0275

Es un gaitero hecho y derecho, pero su expresión pública es la serigrafía. La gaita es una parte esencial de su rutina y se las trata de arreglar de forma que nunca falten 5 minutos para poder practicar las melodías de las Highlands. Siempre aparece la gaita al final de cada mañana de trabajo.

IMG_9960

Nos hicimos bien amigos, fuimos construyendo confianza. Hace unas semanas atrás me ofreció su casa mientras viajaba unos meses con toda la familia.

Me fui de raja.

Yo buscaba la posibilidad de vivir cerca de todo, lo que sea que sea ese todo: Partir de viaje a seguir la Ruta del Sol, ser el ermitaño del bosque, el ermitaño de la ciudad, o lo que sea que venga.

Por lo visto, llegó una casa.

Es una casona auténtica, de esas que se resisten a ser derribadas para construir la farmacia, porque están construidas con la madera de antes. Es la abuelita de las casas que hay ahora, y es una weli bácan. Es dueña de toda una esquina de plaza con su propio bosque de campo. La casa tiene un taller hecho y derecho para trabajar y está llenísima de amor.

Mis clases de yoga están a 5 minutos, cruzando la calle hay una escuela de percusión y danza afrolatina para darle vida a mi djembé. Frutería en la otra esquina, un taller tornero de lujo es la casa de al lado, la mejor enmarcadora vive al frente. Un super a dos cuadras, mi gente cerca, clientes todos aquí.

Conversábamos en la terraza mientras su dedo iba enseñándome mi nuevo barrio. Había algo que faltaba por preguntar para que fuese todavía más perfecto.

– Daniel sabes, tengo una perrita y me gust…

– Tranquilo, dale no mas. Tráetela para acá.

– Levité –

Un comentario Agrega el tuyo

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s