Manual para desenredar una hamaca de Crochet.

Antes que nada, tranquilidad. Parece una tarea imposible, pero no lo es. Es natural que te dejes llevar por el pánico, pero no permitas que te detenga. Observa. Observa la complejidad del asunto, aléjate unos pasos para que veas todo el conjunto, y otórgate permiso para sorprenderte por el desafío que viene.

1.- Respira. La mejor forma de hacer esto, es trabajar desde la calma.

2.- Utiliza el tacto para determinar el tamaño del nudo.

3.- Con suavidad, intenta poner en movimiento todo el problema para que empiece a liberar presión. Masajeando todas las uniones, comenzarán a liberarse.

4.- Las formas mas duras y burdas se atacan primero.

5.- Si sientes que no hay por donde avanzar, debes enfocarte en un segmento cada vez mas pequeño.

6.- Desde esa dureza, toma una hebra cualquiera, y síguela para ver qué la detiene. Ese es su nudo, libéralo: Son sólo dos hebras que se cruzaron. El grave problema, no es mas que la sumatoria de estos pequeños problemas.

7.- Sin dejar de buscar en el nudo principal, desde su superficie, busca liberar pequeñas hebras, soltando sus pequeños problemas. El nudo principal será cada vez mas liviano.

8.- Pronto notarás que algo lo sostiene. Todo lo que lo sostiene está en tensión. Esas hebras sostienen el nudo. Liberando cada pequeño nudo que las ata, liberarás todas las tensiones. No habrá fuerza que siga apretando el nudo.

9.- Aléjate para observar donde se encuentra ahora el nudo mas relevante. Busca sus tensiones, continúa liberando presión, trabaja cada pequeña hebra por separado hasta liberar el último nudo.

10.- Peina todo el tejido, permite que siga expresando fluidez y libertad.

11.- Busca una bolsa de género grande y juntando los dos extremos de la hamaca, la introduces completamente en ella. dejando solo sus dos amarras fuera. Busca un lugar adecuado para almacenarla.

12.- Espera la primavera.