La Bestia

La bestia enorme se abalanzó de un salto hacia el segundo piso donde nos encontrábamos parapetados y mientras con golpes y mordiscos hacía estallar las tablas de la ventana fortificada, sin miedo me acerqué a la abertura para verle de cerca su mirada.

Anuncios