Eso es París.

el

Ningún tesoro aparece a menos que estuviese perdido. Así le permití esconderse a París, explorando secretamente lo que sin pudor expresara orgullosa debajo de todos sus pliegues.

Todo es París

Lo que ves, lo que hueles, lo que oyes, lo que piensas, sientes e imaginas, es París. Todo elemento en la composición de París es algo completamente nuevo para ti. Un perro te produce interés, no es cualquier perro. Es un perro de París. El letrero de una esquina es inmensa novedad. No es un letrero cualquiera, también es un letrero de París. Es inmensa novedad. Además están escritos con esos caracteres incomprensibles que se van acercando de a poquito a la abstracta obra de los lenguajes del oriente.

Hablar de la arquitectura sería como tirar un puñado de perlas a una fuente llena de piedras preciosas.

Eso es París…

– Una bailarina llena de diamantes –

Anuncios