Cadáver Exquisito de sobremesa

el

Descanso, refugio del alma
cuando susurra mi canto como si evocara mi mano santa.
Cada ser y cada instante, dentro y fuera, arriba y abajo.
Gato gato dijo el bueno, gato gato dijo el malo, gato gato dijo el gato
en un segundo que fue mas largo que diez años
Por el ojo arrinconado que nos mira el corazón
delata un corazón brillante, lleno, y el amor
Fe en todos nosotros.