Vuelo 355, puerta número 2.

Me miraba todavía desde la fila que avanzaba lentamente hacia su avión, mientras pensaba que en algún momento tendría que girar hacia delante. Que difícil, pensaba mientras la miraba mirarme desde la pequeña distancia que se convertiría en gigante.

Nada queda cuando queda atrás.

:: Tienes que saltar ::