Todo o nada

Incluso intentando seguir un método que permita seguir un método, es posible que todos los métodos fallen. No quedando mas remedio que continuar así acumulando emociones, deseos y penitas viejas, en imágenes e historias esparcidas entre libros y papeles con la promesa de contarlas y terminar después partiendo de nuevo a lo más profundo de uno mismo o a lo más alto de la montaña que en el fondo viene a ser lo mismo, para seguir guardando verdades ajenas y mentiras personales en baúles que ha olvidado el tiempo. Puede ocurrir también, que el poco interés por compartirlas sea producto del mero despropósito de pintar en un mundo completamente pintado, aunque se recuerden muy vivos los años cuando pintábamos felices sobre todos los otros colores que el universo había puesto en nuestro camino. Quizá se intente transmitir la efímera brevedad de la inconmensurable Belleza, cuando golpea de frente, como un vendaval de emociones despertadas en un aleteo de flores cada vez que la atención está puesta en ella. Puede ser natural sentir el deber de transmitir alguna de las pocas verdades que enseña la áspera suavidad de la vida, pero pueden presentarse avasalladoras las mágicas ocasiones en las que es percibida. Aturde, si. Aturde irremediablemente el intelecto, terminando uno inhabilitado para comunicarse con nada más que los balbuceos infantes de quien aún no ha aprendido el vocabulario. ¿Qué se puede decir cuando no se puede decir nada? Dibújame un yin yang, dibújame un cordero, o dibújame un eclipse solar sobre el mar muerto en el último momento del atardecer, mientras Venus asomándose coqueta, aparece radiante desde su azul de fondo de océano eterno ¿Cómo puedes describir lo indescriptible? Un yin yang puede bastar, aunque sin engañarse, porque dibujar un yin yang requiere perfección. Lo bueno es que estamos llamados a ser perfectos, porque no debemos olvidar que una de las buenas ideas es irse alejando de la mediocridad, avanzando cada uno a su propio tiempo, sin importar cuantas veces se nos olvide. Aunque se encuentren infinitas razones para no transmitir la perspectiva personal que pueda apreciarse durante la experiencia de la fabulosa realidad que llamamos vida, quizás influye el hecho de que se irradia imparable a través de nosotros en muchas maneras diferentes cada vez que nos conectamos con ella, porque finalmente las palabras son solo una pequeña parte de la verdad ya que, algunas miradas, pueden crear o percibir mensajes que sólo se comprenden en el sentimiento que nace después de observar lo que no existe, desde el lugar donde no hay nada, encontrando el todo desde donde jamás faltó. Algo así como el amor, algo así como el todo.

curarrehue, chile, patagonia, araucanía, montaña, roca, bosque
– Colgando los pies desde el cielo de Rilul –

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s