Confesión.

Pancho, no pude aguantarme más y tengo que contarte todo. Me siento terrible pero me robaron tu bicicleta. No fue por descuido aunque debí comprarle un candado más grande. Soy responsable de ello. Apareció el candado cortado en dos, marcando el vacío donde estaba tu bicicleta amarrada en la escalera en la puerta de mi…

Compañía.

He pasado mi vida entera coleccionando música para compartirla contigo en mi pequeño mundo, y no estás aquí para escucharla. Afuera hace frío, ya no llueve, pero en la calle todavía pueden verse reflejadas en el suelo las luces que abrillantan todos los colores. No hay ruido, la ciudad duerme, y yo aquí tapado entero,…

Miedos que fascinan.

Acabo de cruzar un río caminando por el tronco de un roble caído. Me tiritaron las rodillas enteras, como si tuvieran ataques de frío. Me acordé de ti, y me pregunté si lo hubieras cruzado conmigo. Inmediatamente supe que si, porque no importa de que lado se esté, todo siempre se ve mucho mejor al…

Una samba suena, pero no tan lejos.

Una samba de carnaval suena allá adentro. No escucho realmente la canción, pero se escuchan sus tambores que alegres golpean los músicos negros como si fueran caballos galopando en el cielo. Desde acá afuera sus compases se confunden con los ladridos de un perro contento, el canto de una Tenca y los zumbidos de las…

Carta a Paula.

Tengo ganas de escribirte flaquita. Ojalá no te moleste o no se moleste nadie porque lo haga. Tengo ganas de escribirte, porque aunque estando tan lejos, te encuentro tan cerca, pero como no te veo te echo de menos y me dan ganas de hablarte pero no puedes escucharme. Y aquí estoy sentado en la…

Lo que queda en el recuerdo.

No hay como la necesidad de tu ausencia para extrañarte y valorar el recuerdo que queda cada vez que dejas de estar. No hay como tu ausencia para recordar lo que olvidaste llevar. Nada como tu falta, nada como tu urgencia. No estas aquí, aunque nunca estuviste. Estas porque dejas de estar, eres quien fuiste…

Otra tu

Me he jurado encontrar otra tu. Otra con tu nombre, con tus besos. Otra tu. Otra con tu olor, tu risa, tu ternura, tu color. Me he jurado encontrarte de nuevo, con la misma voz, la misma historia, la misma esperanza, la misma derrota, la misma ilusión. Me he jurado encontrar otra tu

Cadenas que anclan en bancos de arena.

Me muevo, en esta angustia incandecente de sentir el impulso vacío, de perderme nuevamente en el silencio: esa barbarie de bestias que cortan las alas del que quiere emprender el vuelo. El dulce veneno de tu sombra, intocable, eterna, perfecta. El motivo absoluto, infame de sentirme contento. Contento en la brisa de esperar tu recuerdo,…

Tus versos mios.

Me miras ausente como esperando algo mas que el silencio. Calla no te angusties, solo contemplo la luz a través de tus sueños. Las líneas de la carretera pasan veloces bajo nosotros: es lo único en movimiento, el tiempo mismo se ha detenido, dando paso a los cuentos. Cuentos cansados, repetidos, de noches de niños…