Una Yurta en el Bosque

Es este fuego, o esta lluvia crepitando con el un techo con un sonido nuevo. O el aroma de esta madera húmeda al entregar su calor sereno. Es uno o todo a la vez, en este refugio silencioso de visitantes ausentes, resguardando un secreto, indiferente, sin ocultarse de nadie y asomando sus brazos sonriendo, desde…

Digo yo.

Solo necesito un lugar pequeño pero tibio, comida saludable, agua en abundancia y libre de ruidos.

Te quiero (para mi)

Creemos querer a alguien con tanta facilidad, que nos olvidamos como es que queremos. Todo está bien si hablamos de querer, pero no está bien si el tema es el amor. Querer es una cosa, es pedir, es necesitar, es requerir, es demandar. Querer es para uno, es personal. Yo quiero. Te quiero. Pero el…

El amor se expande.

Llovía por primera vez en meses y la calle estaba resbalosa. Mi moto estaba estacionada a un lado de la calle y los autos pasaban y pasaban muy cerca sin darme la oportunidad de sacarla sin peligro,

Ojos amarillos.

Doblaba por la esquina cuando me encontré con sus ojos amarillos. ¡Ojos amarillos! Me clavé en ellos mientras también giraba en sentido contrario.

La Endorfina

La endorfina es la moto de mi viejo. La mía cabe 10 veces dentro de su motor, así que te podrás hacer una idea de la clase de moto que es. Grande, pesada, ancha y firme. Poderosa como la potra del campo. Solo el darle arranque te llena de esa sensación de capacidad imparable. El…

Con llave

No quiero escribir de esto, dije. No quiero hablar de otro viaje que resultó tan bien o tan mal, de lo que descubrí, aprendí y entregué. No quiero escribir de eso ahora. Ahora estoy escuchando música después de haberme quedado encerrado en un lugar, pensando que era el equivocado. Me encontré con la llave puesta,…

Luciérnagas en bosques de bichos opacos

Después de lo que pasó con la Rosario quedé todo sucio, bien aporreao, como cuando te caes en la caca: No duele tanto, pero es mas humillante que la mierda en la que te has caído. Por culpa de esa realidad culiá, entré en un ciclo de cierre progresivo y le corté la pasada a…

Un matrimonio para contar.

Cuando llegué a la iglesia no fue tarde, pero llegué preocupado y esa sensación antes de fotografiar algo con la delicada sutileza emocional, te juega en contra. Lo bueno está en que no había llegado nadie mas, y eso permitió desenvolverme para encontrar la calma y reconocer el lugar. Caché que la iglesia era super…

Un par de chalas tiradas en el piso de mi casa

Cuando llegué al matrimonio, quedé empaquetado igual que pollo en un corral ajeno y no había nada mas que hacer que ponerle actitud y apechugar, hacerse bien gallo y mandarle. Y le mandé. Quería carretear y conocer gente nueva, así que fui entrando de a poco, primero con los conocidos, luego sus amigos y luego…