La Bestia

La bestia enorme se abalanzó de un salto hacia el segundo piso donde nos encontrábamos parapetados y mientras con golpes y mordiscos hacía estallar las tablas de la ventana fortificada, sin miedo me acerqué a la abertura para verle de cerca su mirada.

El estadio alemán.

Se cortó la luz. Estoy en una estructura moderna muy grande hecha de concreto y tuberías de metal de muchos tamaños, la distribución del espacio es muy inteligente, pero a pesar de que no hay luz, hay un diseño elegante en todo lo que veo.

Across the Universe.

Entré al salón oscuro atravesando unos pilares que le daban sustento a toda la estructura, con la misma configuración de una catedral romana.

– El infierno –

Viajábamos al final de una de las cuncunas del transantiago con el Poro y con el Ron cargados con mochilas, carpas, bolsos, sacos y bolsas buscando el lugar donde teníamos que bajarnos. Cuando paró la micro, los chicos se bajaron mientras yo les pasaba las cosas desde arriba. Todavía quedaban algunas cosas cuando la micro…