El desierto de la patagonia

No es fácil dejar una ciudad de la que te has enamorado. Pero quien ha dejado lugares hermosos atrás, sabe que jamás se abandonan realmente porque permanecen en un lugar especial del corazón donde se almacenan los recuerdos. Son las promesas que nos hacemos en nombre de las ambiciones, las que nos hacen seguir adelante…