En la cima de mi mundo

Estar debajo de la tremenda dimensión del área que delimitan sus piececitos de niño azulosos de acero remachado con tornillos, es algo que marea. Rápida(la)mente baja la bandera y sube una blanca después de un intento muy débil en tratar de entender la ingeniería de la construcción y su peso. Es imposible pero está aquí,…

Eiffel.

Elegí llegar al corazón de la bailarina perdiéndome en su falda. Tomándome todo el tiempo del mundo, con delicia fui doblando en cada una de sus posibilidades, corrigiendo mi camino en todas las trayectorias curvas, orientándome por la joya que representa su potente corazón. ¿Cómo no iba a ver la torre desde cualquier lugar de…