Un día para morirse

Desperté habiendo querido no despertar, considerando excelente el momento para que se me acabe la mecha y dejar la existencia.  Que dramático. Para mi las mañanas son así algunas veces, no todas eso si. Creo recordar una o dos veces en las que he despertado con energía. El resto de las mañanas de mi vida…