Un día para morirse

Desperté habiendo querido no despertar, considerando excelente el momento para que se me acabe la mecha y dejar la existencia.  Que dramático. Para mi las mañanas son así algunas veces, no todas eso si. Creo recordar una o dos veces en las que he despertado con energía. El resto de las mañanas de mi vida…

Ellas.

Las que se aprovechan cuando descubren que somos vulnerables y estamos desprevenidos.

Vipassana

Siendo las cuatro de la mañana con 40 putos minutos, declaro que nunca había preparado un viaje tan largo en tan poco tiempo, ni llevado tan pocas cosas para todo ese rato. Pienso en qué mas echar y no se me ocurre que pueda faltar. Ya, un regalo ¿Que mas? Otro. Se me hincha el…